Alicia Misrahi

     volver >>>    

 

Los poderes de venus

 

De Catalina la Grande a Grace Kelly: la historia de las mujeres que se atrevieron a disponer de su sexo

  Alicia Misrahi
Martínez Roca, 2005
Los poderes de venus
Descarga gratuita:
Descarga en formato pdf: clic derecho para descargar
pdf
Descarga en formato epub: clic derecho para descargar
epub

¿Qué hay de cierto sobre la supuesta zoofilia de Catalina II, la zarina que practicaba el acto sexual seis veces al día y que mantuvo a ochenta amantes? ¿Es verdad que Mesalina hizo una apuesta con una conocida prostituta a ver quién podía contentar a más hombres en un solo día, y que la ganó sobradamente? ¿Se entretuvo en relaciones incestuosas Margarita de Valois, hija del rey Enrique II de Francia, con su hermano Enrique III? ¿Qué oscura pasión llevaba a Paulina, la hermana favorita de Napoleón, a requerir que cuatro esclavas negras, que se turnaban en parejas para atenderla, la desvistieran con mimo y la bañaran acariciando cada parte de su cuerpo?

Emperatrices, poetisas, intelectuales, esc ritoras, actrices... así son algunas de las más grandes y fascinantes seductoras de todos los tiempos: mujeres de carácter que consiguieron brillar con luz propia en épocas en que las mujeres estaban relegadas a la oscuridad, mujeres que supieron vivir la vida a su manera, protagonistas de su época, ante las que sucumbieron conquistadores, se rindieron reyes y claudicaron políticos de renombre.

Esta completa obra propone una mirada tan pícara como documentada sobre los anhelos, sueños y realidades de estas mujeres cuyas personalidades a contracorriente marcaron un nuevo camino en el devenir de la Historia. Sus secretos de alcoba, sus amantes, sus trucos de belleza, los hombres que perdieron la cabeza por ellas, los que perdieron su fortuna e, incluso, la vida.

Las grandes amantes no fueron siempre las que mejor supieron moverse en la cama o las más expertas en el arte de amar, sino, en muchas ocasiones, las que supieron saltar más ventajosamente de cama o en cama o las que, como madame Pompadour, favorita de Luis XV durante diecinueve años, supieron interpretar los gustos de sus amantes para buscarles mujeres que los encandilaran en el lecho, pero no pudieran hacerles sombra política.

Algunas amaron con locura, otras se dejaron querer y algunas más buscaron la compañía y el amor de los grandes hombres de su época, a quienes parecían coleccionar. Otras, como Mesalina, tuvieron un apetito sexual desmesurado y acudieron a los prostíbulos para encontrar amantes. Otras, como Lou Andreas-Salomé o madame Récamier, mantuvieron una relación complicada con el sexo, y, sin embargo, consiguieron encandilar a los hombres más ilustres de su tiempo. (En el currículum vítae de la inteligente Lou se encuentran Paul Ree, Nietzsche y Rilke.) Algunas más, protagonizaron escándalos sonados, como la viajera lady Jane Ellenborough, que se fugó con un príncipe austríaco y acabó su vida en el desierto felizmente emparejada con un beduino.

También hubo mujeres que se dedicaron al sutil oficio de cortesana, consideradas menos que una amante y más que una prostituta, y que compartieron el favor de los grandes de la época: nobles, príncipes, reyes... Entre ellas destacaron Émilienne d'Alençon y Cléo de Mérode y, en una época anterior, Marion Delorme y Ninon de Lenclos.

Hubo seductoras de mujeres como Natalie Clifford Barney, la amazona, quien sedujo, entre otras, a una célebre cortesana, Liane de Pougy, la más encarnizada rival de la Bella Otero, o Mercedes de Acosta, que tuvo relaciones con Greta Garbo, Marlene Dietrich y Tallulah Bankhead; y también hubo mujeres que consiguieron auparse hasta lo más alto con sus encantos, como Thaïs, que fue amante de Alejandro Magno y después de su general favorito, Tolomeo, y subió al trono de Egipto; Teodora de Bizancio y Catalina I de Rusia, que pasaron de prostitutas a emperatrices, o, en nuestra época, Zsa Zsa Gabor y su apabullante colección de millonarios.

Este libro es una mirada pícara a los anhelos, sueños y realidades de estas mujeres que cambiaron la historia con sus devaneos y caprichos: sus secretos de alcoba, sus amantes, sus triquiñuelas, sus trucos de belleza, los hombres que perdieron la cabeza por ellas, los que perdieron su fortuna y, también, los que perdieron incluso la vida.

Estas bellas de todos los tiempos provocaron duelos, suicidios, infidelidades, peleas, pasiones... Este libro propone un juguetón repaso de sus interioridades, como que la bella y casquivana hermana de Napoleón, Paulina Bonaparte, fue avergonzada en público por tener unas orejas demasiado grandes o que la muerte impidió finalmente a la deslumbrante Gabrielle d'Estrees, tal como le predijo un adivino, convertirse en la esposa de Enrique IV.

   
 
Cora Pearl (+)
Liane de Pougy (+)
     volver >>>